Cómo producen las cremalleras a nivel industrial

Cómo producen las cremalleras a nivel industrial Moda 09 marzo, 2023

Las cremalleras son elementos industriales de gran versatilidad, se utilizan en prendas de vestir, en mochilas, en maletas y para cerrar una gran variedad de productos textiles transportables. Están compuestas por dientes fabricados en metal, goma u otros materiales y normalmente están unidos por una línea continua hecha a partir de hilo trenzado.


La fabricación de cremalleras a nivel industrial supone un proceso que abarca varios pasos diferentes. Estos van desde el diseño de la pinza, pasando por la fabricación de los dientes y el material del cordón, hasta el armado final. Aquí explicaremos paso a paso como se produce una cremallera a nivel industrial.

Te puede interesar: Cómo se fabrican los calcetines

¿Cómo fabricamos las cremalleras y zippers?


Diseño y fabricación de las pinzas



Las pinzas o ganchos son la parte visible de la cremallera y suele ser producida de forma separada a los dientes y al cordón. El proceso de fabricación comienza con el diseño de un molde con la apariencia deseada. El molde es hecho a partir de una aleación metálica resistente como el latón, usualmente mediante un proceso de fundición a presión. Una vez listo el molde, este es sometido a un tratamiento de revestimiento para endurecerlo y reforzarlo. El tratamiento puede ser galvanizado, cromado, anodizado, etc. En los últimos años han surgido también alternativas de ganchos fabricados en plástico, los cuales se obtienen por inyección de hule o poliéster. Dependiendo de las necesidades del producto, algunas cremalleras suelen combinar los ganchos metálicos con los plásticos para mejorar propiedades como el peso, la resistencia a los impactos y la flexibilidad.

Fabricación de los dientes

Los dientes de una cremallera generalmente se producen a partir de una cadena de metal hecha de latón, cobre, plata, aluminio o acero inoxidable. Esta cadena se recorre con un proceso de corte láser para crear los dientes individuales. Después, los dientes son sometidos a un proceso de limpieza que elimina los restos de láser y los prepara para ser assembleados. El acabado final de los dientes puede variar dependiendo de la aplicación; para las cremalleras de prendas de vestir suele ser un acabado brillante y para las cremalleras destinadas a uso industrial a menudo se coloca un recubrimiento opacificado para mejorar la resistencia al desgaste. En algunas situaciones, se pueden utilizar materias primas alternativas, en lugar de metal, para fabricar los dientes. Por ejemplo, el poliéster o el polietileno son materiales adecuados para la fabricación de cremalleras impermeables. Algunos fabricantes producen también cremalleras con los dientes hechos de tejidos recubiertos con látex, PVC, espuma acolchada, elastómeros y otros materiales.

Fabricación del cordón

El cordón es la línea central que conecta los dientes y suele ser fabricada en hilo de nailon, poliéster recubierto o una mezcla de dos o más materiales. Para producirlo, los hilos se enrollan alrededor de un fuso, para darle al cordón la resistencia y rigidez deseadas. Después de enrollarlo, el cordón debe ser sometido a un tratamiento térmico para ahorrar su forma y su resistencia. Finalmente, el cordón es recubierto con una cubierta a base de hule, para mejorar la sensibilidad al tacto y para proporcionar protección contra la abrasión. Además de los materiales convencionales como el poliéster, el cordón de cremalleras industriales también puede contener materiales sintéticos reciclables, como nylon Eco-285 y Eco-215. Estos son materiales hipoalergénicos y 100% libres de cloro, que potencian la imagen ecofriendly de la marca.

Assemblado final

Una vez producidas las pinzas, los dientes y el cordón, llega el momento de ensamblarlos para formar una cremallera final. Esto se hace a mano, con ayuda de herramientas especializadas. La herramienta principal es una pinza conocida como agarre que tiene una cabeza dentada para sujetar los elementos. El operador usa la agarre para sujetar el diente y los enganches, y posteriormente pasa el cordón a través de ellos.

Para terminar el montaje, el cordón suele cosido usando maquinaria automatizada. En esta etapa del proceso, el operador ajusta la longitud de cordón de acuerdo con los requerimientos del producto. Después de cosida, la cremallera se somete a un proceso de limpieza para remover los residuos de hilo de la superficie, se realiza un control de calidad para detectar posibles defectos y entonces se almacena en rollos listo para ser enviado al cliente.

Conclusiones

La fabricación de cremalleras a nivel industrial involucra un proceso complejo de diseño, fabricación y manipulación para producir un producto de calidad. Este artículo ha explicado los pasos claves en la fabricación de cremalleras, destacando los materiales usados, el proceso de ensamblaje y el control de calidad. Al seguir este proceso, los fabricantes pueden producir cremalleras duraderas, impermeables y de buen aspecto para satisfacer las necesidades del mercado.

Entradas relacionadas



Copyright © 2024 | Comosefabrica.com